Quilmes: Emergencia por un voto

Elecciones 2019 03 de octubre de 2019 Por
Mediante un vídeo tomado en la via pública ,un vecino de Ezpelta Oeste denuncia que Martiniano Molina usa al estado para hacer su campaña, pero al hacerlo evidencia la total y enorme falta de respeto por valores democráticos.

Sin aplicar la Emergencia Alimentaria, votada por el HCD hace poco más de un mes, y no respetando ningún tipo de códigos, el intendente Molina avanza en una campaña electoral lamentable.
Primero tomó la decisión de abandonar, de hecho, su espacio político, hoy Martiniano Molina ya no se refugia dentro de la coalición “Juntos por el Cambio”, e intenta que su imagen se despegue de la del presidente de la Nación, Mauricio Macri, y de la de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.
Pero la desesperación por retener el municipio lleva a Molina a hacer lo que criticó cuando se presentaba como líder de un conjunto de personas que entendían ser la reserva moral, institucional y republicana de esta parte del país.
Martiniano Molina, en Ezpeleta Oeste, reparte una bolsa con un paquete de fideos, otro de yerba, una leche en polvo, un paquete de azúcar, dos lámparas led y lo más importante, su foto. Esa que ya no trae los colores de la diversidad ajustados al diseño PRO y que ahora lo muestra con colores cercanos a los que usa el Frente de TODOS.
Martiniano Molina usa al estado para hacer su campaña, pero al hacerlo evidencia la total y enorme falta de respeto por valores democráticos, apela a la necesidad que tienen los vecinos en medio de una enorme crisis y los interpreta como sujetos sin ideología ni principios.
Martiano Molina reparte comida en medio del hambre, lo hace a título personal y no en nombre de todos y todas, es decir del estado municipal, cuando cuenta con una herramienta como lo es la Emergencia Alimentaria, votada por los representantes de todos los vecinos y vecinas en el HCD local.
Reparte comida con un uso electoral y además, y como si todo esto fuera poco, aquellos a quien les ha encomendado esta área aseguran no ser militantes políticos, pero si empleados municipales dentro de la secretaría de Desarrollo Social.
Una más del hombre que supo cosechar la mayor cantidad de votos de la historia y con su mandato a punto de extinguirse apela a lo peor de los métodos de la “vieja política”.

Te puede interesar