Crisis. Arcor adelanta vacaciones en tres plantas

Economía 05 de septiembre de 2019 Por
Una de las mayores productoras de alimentos en Argentina anunció a sus trabajadores que para la producción por fuerte caída en las ventas y acumulación de stock.
ARCOR
- Foto N.A

La empresa de capitales cordobeses Arcor anunció a sus empleados que les dará vacaciones en octubre en tres plantas de producción debido a la acumulación de stocks por la fuerte caída en las ventas. "El periodo legal para otorgar vacaciones va de octubre a abril. La decisión de dar las vacaciones en octubre se debe a una caída generalizada del consumo", dijeron fuentes de la empresa a la agencia NA.


   La decisión de la compañía que conduce Luis Pagani afectará a los trabajadores de las plantas de Colonia Caroya, en la provincia de Córdoba; Villa Mercedes, en territorio de San Luis; y Salto, en Buenos Aires.

Unos 1700 operarios de los tres plantas saldrán obligatoriamente de vacaciones el mes que viene durante dos semanas, tiempo en el que la empresa prevé comercializar sus stocks para poder volver a producir.
Las fuentes consultadas indicaron que se está realizando "una evaluación día a día de los stocks" para analizar los pasos a seguir en la cadena de producción. La mayoría de los operarios, unas 1.300 personas, se desempeñan en las plantas de producción de alimentos que la empresa tiene en Villa Mercedes y Salto, donde se dedica a la elaboración de los productos marca Bagley.

En Colonia Caroya, en tanto, se producen chocolates (tabletas, confitados, obleas bañadas y bombones, entre otros productos) y allí se desempeñan unas 400 personas que tendrán vacaciones entre el 14 y el 27 de octubre inclusive. En mayo pasado, este grupo empresario decidió el traslado de las operaciones que tenía en la planta de conservas "La Campagnola" en la localidad mendocina de San Martín a la provincia de San Luis.
  

En tanto a mediados de agosto pasado, el holding decidió "no hacer la temporada" en la planta de elaboración de productos La Campagnola que opera en el polo tomatero del Valle Medio de Río Negro.  "La planta de Choele Choel, en Río Negro, no se cerró sino que se decidió no hacer la temporada, si después repunta la demanda se reactivarán las operaciones", precisaron las fuentes consultadas en la compañía.
   En Arroyito, en cambio, comenzó a producir nuevamente jarabe de maíz de alta fructuosa (insumo para la industria de gaseosas) después de un freno por una semana.

De los 108 trabajadores, 66 fueron suspendidos y el resto realizó tareas de mantenimiento. Fue el segundo freno en esas instalaciones en lo que va del año.

Gabriel Barrios

Periodista especializado en comunicación radiofónica, Productor. Director de G Medios y Radio G.

Te puede interesar