DIEZ AÑOS DE LA RESOLUCIÓN 125

Nota de Opinión 12 de marzo de 2018 Por
El conflicto con el campo también marcó el inicio de una de las primeras oposiciones fuertes a los Gobiernos kirchneristas. La visión de la Concejal de Unidad Ciudadana Lomas de Zamora
la 125

Ayer se cumplieron 10 años de que, en ese entonces la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, impulsara la Resolución 125 que establecía un sistema móvil para las retenciones impositivas a la soja, el trigo y el maíz. El impulso de esta resolución fue también el Inicio de un conflicto que duro cuatro meses con los sectores agropecuarios que se resistían a la medida, que finalmente fue rechazada en el Senado Nacional con el polémico voto negativo de Julio Cobos, vicepresidente en ese momento.

El conflicto con el campo también marcó el inicio de una de las primeras oposiciones fuertes a los Gobiernos kirchneristas, y también la división de las posiciones de la Sociedad en General, que fogoneada por el discurso de los Medios de Comunicación, tomaba partido por uno u otro sector.

Hoy en perspectiva, se traslucen los intereses de los monopolios informativos como Clarín, principal interesado en apoyar los cortes de rutas durante cuatro meses y el bloqueo comercial que realizaron los empresarios del Campo para extorsionar al Gobierno de Cristina Kirchner. Estos medios fueron los principales artífices de que ciudadanos y ciudadanas levantaran la voz del “Todos somos el Campo” a pesar de que en realidad el Campo sea una minoría privilegiada.

La medida impulsada por el Gobierno de Cristina en realidad buscaba una redistribución más justa de la Riqueza del territorio argentino, para poder invertir esos ingresos en otras políticas de Inclusión para todos y todas. El Egoísmo de los sectores agropecuarios fue explícito con los cortes de Ruta, y la exageración extrema de que se quedarían en la calle con la resolución. Es asimilable con la especulación que hicieron en el principio del Gobierno Macrista guardando su cosecha para venderla recién con la suba del dólar, para enriquecerse aún más.

A diez años, nos damos cuenta de los intereses de las grandes corporaciones, la del Campo, la de los medios de comunicación y también el reflejo de las medidas económicas actuales que favorecen a estos sectores en detrimento de los más vulnerables, porque mientras quitan por completo las retenciones impositivas a los grandes productores, aumentan al mil por ciento las tarifas de servicios básicos, transporte, y canasta básica para el resto de la población.

El conflicto con el Campo a partir de la Resolución 125, fue el inicio de la grieta, ya que a partir de la división de posiciones se empezó a construir el Discurso Macrista.
Este discurso respalda un proceso de concentración de la riqueza a los sectores de la Población más privilegiados económicamente, en detrimento de la pequeña y la mediana industria generadora de trabajo y en consecuencia en detrimento de los trabajadores y las trabajadoras argentinas. De esta manera, se agranda así la profunda grieta de desigualdad argentina donde se construye un país para pocos, incrementando la pobreza día a día.