Buenos Aires lidera el ranking de sobrepeso en edad escolar

Información General 01 de octubre de 2018 Por
Un reciente informe del Observatorio de Derechos de NNyA de la Defensoría del Pueblo bonaerense, a cargo de Martello, advirtió sobre la falta de regulación en la Argentina del negocio de las golosinas. Impulsan poner sellos con advertencias en envases de golosinas, galletitas, snacks y bebidas.
Dulcel-IMSS

Ante el creciente número de niños y niñas con sobrepeso en la Argentina, el Defensor del Pueblo Adjunto de la provincia de Buenos Aires, Walter Martello, planteó que se debe avanzar en un cambio legislativo a nivel nacional. El objetivo es crear una norma que obligue a poner la leyenda “ALTO EN” en paquetes y envases de aquellos alimentos y bebidas que tengan excesos de calorías, azúcares, sodio y grasas saturadas. Una experiencia similar se viene instrumentado, con éxito, en Chile.
Walter Martello también propuso introducir modificaciones en el sistema impositivo para ponerle un freno a la comida chatarra y estimular la producción, comercialización y consumo de comida saludable destinada a niños, niñas y adolescentes (NNyA).
Un reciente informe del Observatorio de Derechos de NNyA de la Defensoría del Pueblo bonaerense, a cargo de Walter Martello, advirtió sobre la falta de regulación en la Argentina del negocio de las golosinas. Una sola empresa, que concentra el 80% del mercado y obtienen ganancias en la Argentina que no consigue en ninguna parte del mundo, acumuló ventas anuales de golosinas y chocolates por más $13 mil millones de pesos, lo que equivale a casi el 35% del presupuesto anual destinado al Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires. Según lo informado por la propia empresa en su balance 2017, en un año de bajo crecimiento del mercado, el denominado “Negocio Golosinas” siguió creciendo y la compañía invirtió más de $1100 millones para publicitar productos de escaso o nulo valor nutritivo destinado a niños, niñas y adolescentes.

Alto en

A su vez, una investigación de la Fundación Interamericana del Corazón (FIC-Argentina), que indagó sobre propagandas de distintos alimentos, determinó que el 88% de los productos relevados no cumplían con los requisitos nutricionales necesarios para ser publicitados según el sistema de perfil de nutrientes diseñado por la Oficina Regional de Europa de la Organización Mundial de la Salud. “Es fundamental que los sellos descriptores figuren de manera frontal en el envase, en forma perfectamente visible”, dijo Martello.

A nivel nacional, existe una preocupante falta de actualización de estadísticas oficiales. Los resultados de la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNyS), realizada durante los años 2004-2005, mostró una prevalencia de obesidad del 10,4% en niños y niñas de 6 meses a 6 años de edad. Recién en 2018, 13 años después de la primera encuesta, el gobierno nacional hizo el llamado a licitación para hacer la segunda ENNyS.

Sobrepeso y obesidad en números

América Latina tiene una de las prevalencias más altas del mundo con un 20 y 25% de NNyA con mal nutrición. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), los casos de sobrepeso y obesidad infantil se han casi triplicado en los últimos 30 años. Por ello, los estados Miembros de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) aprobaron por unanimidad, en 2014, un plan de acción para prevenir esta problemática. Y dos años más tarde, la OPS presentó su “Modelo de Perfil de Nutrientes”, con el objetivo de proporcionar una herramienta para clasificar los alimentos y bebidas con excesos de nutrientes críticos, principalmente azúcares libres, sal, grasas saturadas y ácidos grasos trans.

Gabriel Barrios

Periodista especializado en comunicación radiofónica, Productor. Director de G Medios y Radio G.

Te puede interesar